Reto 4 Elementos


Inicia una nueva etapa en mi vida. Terminó el Reto 4 Elementos para mí, un reality en el que aprendí que el cuerpo tiene límites y que el ego, muchas veces, se cree más poderoso que uno mismo. Pero ese ego, que a veces puede ser nuestro más grande enemigo, te enseña que hay cosas más importantes por conquistar. Te recuerda el valor del cuerpo y el respeto a éste como un templo.

Muchas veces nos llegan golpes tan duros en la vida que ni siquiera vemos venir, pero todos, por más que cueste aceptarlo, traen consigo un mensaje entre líneas. En los retos están los más grandes aprendizajes de nuestra vida. Ojalá llegaran de una forma distinta, pero he comprobado que gracias a ellos podemos aprender.

Mi gran lección es tomarme las cosas con más pausa, sin tanta prisa, para disfrutar lo que la vida me pone de frente a cada instante. Hoy sé que debo estar con los ojos bien abiertos para apreciar las bendiciones que la vida pone de frente. Entiendo también que la felicidad está en la familia, los amigos y las personas que la vida te pone en el camino para apoyarte en las buenas y las malas.
En los momentos más duros de la vida, esos seres de amor incondicional se quedan en tu vida y brillan solitos. Esas personas son las que se quedarán muchos años más junto a ti.

Deseo que nunca se me olvide lo valioso de volver a aprender a mirarnos a los ojos sin distracciones, sin celular, sin juicios, sin pedir nada a cambio. Sólo disfrutar del placer de vernos en el otro, frente a frente. Estar desconectada me ayudó a redescubrirme y conocer a personas increíbles.

Se vale pedir ayuda, se vale tomar una pausa, llorar, gritar, equivocarse, pero lo que es imperdonable para esta vida, que es prestada, es no dar ese paso para avanzar por los sueños, porque de existir a vivir solo hay un paso. Y quiero vivir esta vida prestada al máximo, encontrar serenidad incluso en momentos difíciles para recordar siempre lo que de verdad importa.

Me di cuenta que a las personas nos gusta aferrarnos a amuletos que nos dan fuerza y nos permiten creer que existe algo más allá de nosotros mismos que nos sacará adelante. Yo le llamo fe.

Te invito a que conozcas esta gran experiencia que viví.

Con amor Caro❤️

 

Episodio 1:

Fue la llegada a la aldea. Todo era nueva, desconocido, tenía emoción y miedo a la vez de saber lo que me esperaba.

 

Episodio 2:

La primera competencia, fue la primera vez que dijimos nuestra porra. ¿Ya sabes cual es?

 

Episodio 3:

 

Episodio 4:

 

Episodio 5:

 

Episodio 6: